Chatbots con empatia

Chatbots centrados en la relación a largo plazo con sus usuarios

Si nos preguntasen por algún chatbot de Microsoft, el primero que nos vendría a la mente sería Tay, el polémico bot lanzado en 2016 que se volvió racista tras conversar con trolls en Twitter. Sin embargo, si nos nombrasen un chatbot llamado XiaoIce, seria más complejo situarlo pese a que ya lleva cuatro años activo, el motivo es que este chatbot ha estado solo disponible en china.

En este momento es cuando Microsoft ha decidido publicar un artículo académico sobre el proceso que ha llevado dicho chatbot. El principal objetivo de este es estableces lazos emocionales a  largo plazo con los usuarios contando con ciertos rasgos que lo humanizan: Cociente inteligente y emocional y personalidad.

XiaoIce está programada para parecer una chica confiable de 18 años con sentido del humor y simpatía. Un chatbot centrado en la empatía y que utiliza sus interacciones con los humanos para adquirir habilidades sociales, comportamientos y conocimientos humanos.

Para crear este chatbot no centraron su aprendizaje en números y datos técnicos si no en datos emocionales y personales que le permitiesen acercarse al usuario, de hecho, el 70% de las respuestas de XiaoIce proviene de sus propias conversaciones pasadas. Para Microsoft, la longitud de las conversaciones parecen ser un indicativo de satisfacción del usuario, por lo que un CPS o «Turnos de Conversación por Sesión»  alto sería positivo.

Para ellos, esto constituye un ejemplo del modo en que las aplicaciones de inteligencia artificial pueden convertirse en generadores de datos de gran calado y, en última instancia, evitar la dependencia de fuentes externas de datos externos.

Aunque este chatbot sigue extrayendo datos de toda una serie de fuentes (datasets públicos, servicios online, páginas web) y utilizándolos para valorar la calidad de los datos de la propia aplicación, es previsible que ésta mejore paralelamente al crecimiento de su base de usuarios.